Dualidades.

Zipolite Mexico playa aterdecer

Hoy una entrada diferente, hoy un trabajo de distinto. La primer Co-producción de este blog podríamos decir, hoy nos acompaña Umberto Carlos Morales, Mexicano, fotógrafo, artista y excelente ser,  nos trae sus fotografías para adornar esta hermosa entrada, ojala sea de su agrado.

Recomiendo después de leer esta entrada escuchar la canción Libre de Efecto Pasillo. Quizás los inspire un poco.

Ahora si sin más… la entrada de esta semana

zipol 11

Dualidades.

Llevaba varios días en aquel lugar, los suficientes para conocer todos sus rincones, a donde conducía cada calle, las horas en las que la gente salía a realizar compras, hasta incluso en donde se reunían por las noches. Entendía sus playas, las manías de aquel mar bravío, donde rompían sus olas. Más de una vez me había dejado dando vueltas en la arena. Y pienso ¡Qué ironía el llamarlo Pacifico!

Era un pueblo pequeño, alejado de las ciudades y las grandes capitales, no tenían los mismos vicios, las cosas ahí eran diferentes. Sin duda era único en el mundo, arena, mar, selva, sierras, calles adoquinadas, calles sin asfaltar, casitas pequeñas, hoteles modestos con grandes encantos. Con habitantes poco comunes, para mí, despreocupados de lo que otros puedan decir, no entendían de estereotipos, quizás hasta no conocían patrones a seguir. Aquí nadie seguía la moda, o mejor dicho si seguían una no era la conocida por todos. Sus costumbres también me eran bastante ajenas, como fuera de programa. No sabía si era yo el extraño o lo eran ellos ¿Quién estaba fuera del mundo?

Era una tierra que me sorprendió, pero no por su paisaje, sino por la energía que gobierna. Flujo que revoloteaba libre por sus calles, que fluía por dentro de sus habitantes, era parte de ellos, y al mismo tiempo eran parte de ella. Eran gente libre, que se respetaban y se honraban. Gente como se dice hoy en día “abierta”. Tal era mi perplejidad en este lugar, que solo bastaron unos pocos días para que dejara todos mis estereotipos en el placard de la habitación de hotel. Quería formar parte de ellos, ser como ellos, el deseo de libertad afloraba cada día un poco más en mí. Así fue que empecé a caminar por sus calles intentando sentir parte de esa energía, de esa libertad. Contemplaba su gente, sus costumbres, descubría enseñanzas en cada esquina, puras lecciones de vida.

Sin duda el amor está arraigado en aquella tierra, anclado en sus raíces.

Una vida libre de prejuicios, libre de limitaciones. Siendo feliz, pero no solo uno, sino todos. “¡Cuánto que tenemos que aprender de esta tierra!” pensé, cuánto bien al mundo que podemos sacar con solo contemplar este paisaje. Estaba realmente enamorado de esta tierra, y lo estoy al día de hoy.

Con el tiempo mi enamoramiento disminuyó, quizás un poco, quizás bastante, pero contemplé otra mitad, conocí otra cara que todavía no había visto, por primera vez noté lo que puede lograr la libertad en una persona, cuando está no tiene sus objetivos claros.

Era un pueblo único sin duda, pero libre, libre de muchas cosas y eso lo llenaba de excesos. Sus personas eran tan libres, que la libertad corría por sus calles, y ahora no hablo de aquel flujo, de aquella energía, los vicios y los excesos también se abrían paso por ahí. Compartían lugar con el amor y la evolución social y espiritual de aquel lugar. Las personas tenían la posibilidad de renacer, y yo tenía la mía, de aprender a vivir de otra manera, de salir del esquema. Y al mismo tiempo, uno, se volvía responsable de su propia vida. Y vaya que eso es una gran responsabilidad. No todos sabemos qué hacer cuando no hay quién echarle culpas, cuando el único beneficiado y perjudicado es uno mismo, cuando el responsable es uno mismo.

zipol (5-1)

Quizás esta cuestión, pienso yo, es la que nos mantiene encerrados en la ciudad. Todo pasaba por un gobierno, por una institución, por los demás, por las malas decisiones de la democracia. Pero nada, nada, pasa por nosotros. Es esta protección a la que idolatramos en el subconsciente. Tememos a la libertad. Porque no hay otra manera de ser libres, sin ser responsables. Y responsable hoy en día es una condición muy mal vista. Responsable es aquel al que le pertenece un error, una tragedia, una muerte o una violación, pero nunca se tilda de responsable al precursor de acto de bondad, de caridad o gratitud. Nadie dijo en la televisión que la Madre Teresa fue la responsable de un pequeño cambio en el mundo, o que Martin Luther King es el responsable de que un Afroamericano, hoy en día en Alabama, Estados Unidos, pueda elegir dónde sentarse en un autobús, y no tener que ir atrás por el simple hecho de su color de piel.

Como decía, la palabra responsable hoy en día tiene una connotación negativa. Pero para nada ser un responsable es algo que reste. Ser el responsable de tu vida es una decisión muy fuerte, en la que uno ha de mantenerse muy firme. Porque en la libertad todas las opciones se te presentan, y debes elegir, y esa elección traerá consecuencia y el responsable de eso, no es el otro, ni el Estado, presente o ausente, es uno, uno mismo. Ser libre está buenísimo, pero hay que saber manejarlo. Elegir lo que harás cada día está buenísimo, pero hay que saber a dónde quieres llegar. Y cuando uno no tiene el objetivo claro es cuando se pierde.

Y este pueblo me dio a elegir, y yo tuve que tomar una decisión. Perderme o encontrarme. Logré ver la responsabilidad de la libertad y lo que conlleva el no saber llevarla, justo antes de elegir. Y así tome mi decisión, y la reafirmo cada día. Porque no es una cosa de una vez, ni mucho menos es un camino recto en el que no te puedes perder. Más bien es todo lo contrario, sinuoso, empantanado y engañador. Pero no por el camino, no por la libertad, si no por uno.

La mente tiene demasiado poder. Y nos tira para atrás, por temor al cambio, porque sabe que puede perder el control. No es su culpa, es lo que le enseñaron. Es lo que le enseñaron todos estos años, a quedarse siempre en el mismo lugar. El problema es que a veces el lugar no es bueno, sí es seguro, pero no es bueno. Hay que enseñarle a la mente a salir, acompañarla en el proceso, para poder liberarse, para poder ser libres. Y fijarnos siempre en el objetivo, enfocarnos en nuestra mejor versión. Hay quien dice que la mejor versión de uno mismo es aquella que de tú mejor versión imaginable se encuentra un escalón más arriba.

Hay algo que no me dijeron, hay algo que no le dijeron a nadie, y es que cuando te abrís a la libertad, cuando te abrís a algo mejor quedás expuesto. De repente la vulnerabilidad se apodera del cuerpo, quizás sea la manera en que la mente dice “Esto es peligroso, mejor corramos para el otro lado. Volvamos a la zona segura”, pero la verdad es que no lo sé. No sé porque somos tan vulnerables en ese momento, pero lo somos. Y cuando uno está expuesto, abierto y vulnerable entran cosas maravillosas y así también cosas que no nos gustan tanto. Pero una vez que entran podemos mirar, seleccionar, agrupar, elegir y limpiar, y aquí entra la responsabilidad, la mía, la tuya y la de todos, de elegir lo que realmente queremos. Porque esto es un juego, es el más magnífico de todos los juegos, la vida, que nos da la posibilidad de reinventarnos a cada rato.

Las personas tienen el poder sobre su vida, sin importar en dónde se encuentren. Siempre hay que elegir, y esa elección traerá una reacción, esa reacción una consecuencia, y si buscamos ser libres esa consecuencia no se la podemos reprochar a otros. Es arriesgado, lo sé, es complejo y hasta quizá no sea sencillo… pero el corazón tiene que latir, el alma tiene que vibrar y la vida tiene que ser vivida. A tu manera… a tu medida.

 

Zipolite Mexico playa aterdecer

Ph: Umberto Carlos Morales. Gracias.

Texto inspirado en la ciudad de Zipolite (Zipol), Oaxaca, Mexico.

Libre de Efecto Pasillo.

VER MÁS ESCRITOS

3 comentarios en “Dualidades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s